¿Cómo recuperar el gusto por leer libros?

¿Cómo recuperar el gusto por leer libros?

¿Cómo recuperar el gusto por leer libros?

¿Cómo recuperar el gusto por leer libros?

¿Recuerdas cuando eras un ávido lector de libros, y te devorabas unos cuantos en solo pocas semanas?, ¿extrañas leer libros otra vez? En este post te diremos cómo puedes recuperar el gusto por leer libros, para que salgas corriendo y saques de ti a ese ratón de bibliotecas que aún llevas por dentro.

Puede que estés pasando por una “sequía” literaria: ya no eres como antes (cuando eras niño o adolescente), que querías más y más libros para leer, y si ibas de paseo: llevabas contigo a un libro, o si ibas de viaje: no podía faltar tu libro, debía estar presente porque sí, porque era tu “mejor amigo”.

Tal vez ahora ya has perdido esa mágica conexión entre tú y los libros.

Ahora vez más televisión, o estás inmerso en las redes sociales, lo cierto es que ya no lees libros como antes, pero te das cuenta de pronto, de que te hacen falta: extrañas tus lecturas y quieres recuperar este hábito.

Cómo reconquistar el hábito de la lectura

Para retomar tu pasión por la lectura de libros te recomendamos seguir los siguientes consejos:

Comienza leyendo una novela juvenil o un thriller

A pesar de que no sean los géneros literarios que solías leer normalmente, te recomendamos comenzar con novelas de suspenso o novelas juveniles, cuando te encuentres en un bache lector.

¿Por qué?

Podrías comenzar, por ejemplo, leyendo a La trilogía de Los Juegos del Hambre (de Suzanne Collins), o releyendo la serie de Harry Potter. Esta sería una buena manera de revitalizar tú vida como lector.

Lee los tres primeros capítulos del libro inmediatamente

Lee los tres primeros capítulos del libro inmediatamente

Hasta los libros que más enganchan pueden requerir que leas primero los dos primeros capítulos antes de entrar en el desarrollo de la historia como tal.

Por esta razón, deberías comenzar a leer un libro cuando tengas la seguridad de que nadie te va a interrumpir.

Guarda tu nueva adquisición para aquellos momentos de relax en los que estás solo en tu casa, o después de que todos se hayan ido a dormir.

Debes hacer que tu lectura sea como una rutina de entrenamiento físico. Sumérgete en la lectura, para que comiences a formarte de nuevo el hábito de leer, de manera que te acostumbres a tener ese espacio solo para ti y tu libro. Imagina que la lectura es como si fueras al gimnasio todos los días. De igual forma debes hacer todo lo posible por leer todos los días, así sea comenzando con pocos minutos de lectura.

Esto debes hacerlo para retomar la figura, (y no la figura física precisamente), y solo podrás lograrlo con una rutina regular.

Lee cuando despiertes, lee antes de comer, lee en el baño, lee antes de ir a dormir, lee en las noches antes de ver televisión o antes de encender tu computadora.

Ten a la mano una lista de los libros que te gustan

Te dio ganas de leer otra vez, comienzas tus lecturas, estás contento con tus avances, sin embargo, pronto te vas dando cuenta de que ¡el hábito ya ha desaparecido una vez más!, y transcurren meses antes de que leas nuevamente ese libro.

Lo que no querías que ocurriera

Una vez más el ratón de biblioteca que hay en ti ha desaparecido. Pero esto es algo que puedes evitar si siempre tienes a la mano tu lista de libros interesantes.

Cada vez que escuches a alguien hablando de algún libro que despierta tu interés,  toma nota del título.

Una idea estupenda sería dividir tu lista de libros interesantes en dos: lecturas a corto plazo y lecturas de largo plazo.

En tus lecturas de corto plazo podrías colocar aquellas que deseas empezar muy pronto, y en tus lecturas de largo plazo podrías ubicar a aquellos libros que te interesa leer pero más adelante.

Antes de terminar una lectura haz esto

Cuando tu lectura actual este por culminar navega en tu lista de libros. Si estás leyendo libros digitales podrías comprobar si hay advertencias de activación. Pero si son libros físicos, una buena opción sería tener tus libros organizados en una biblioteca personal, listos para ser leídos.

Disfrutando de la lectura

Algo que estamos seguros te ayudará mucho será hacer de ese instante lector un momento especial: después de haber leído tu libro en la noche, podrías prepararte un pequeño refrigerio.

Ponte una ropa cómoda, o enciende velas aromáticas, tú puedes crear el ambiente especial que te envolverá en tu lectura.

Estos sencillos rituales serán tus mejores aliados para que tus lecturas sean momentos de disfrute. La clave es hacer de ellos una rutina constante.

Lee la introducción, el prólogo y las notas finales

No te saltes estos apartados, pues los mismos te permitirán comprender mejor la lectura. De esta forma obtendrás un panorama más amplio del libro, encontrando detalles y una imagen integral de este.

Anota cada capítulo que culminas

Puedes llevar un registro de capítulos culminados, con el título, autor y mes en que lo terminaste. Esta práctica podría servirte para recomendar libros a los demás, además te puede ayudar a recordar cómo ha sido tu progreso personal.

Saborea tus lecturas

No hay motivos para tener prisa al leer. La forma de leer es tan importante como el contenido de lo que se lee. Te recomendamos leer despacio, para las palabras florezcan. Al leer a un ritmo pausado le estarás dando oportunidad al autor de “conquistarte”.

Conclusión

Hemos llegado al fin de este post, en el que te hemos dado algunos consejos para retomar tu hábito de leer libros, para que disfrutes otra vez tus lecturas así como lo hacías en el pasado.

Pero si todavía tienes inquietudes con respecto a este tema, podrías continuar explorando otras fuentes de información que pueden ser útiles para este fin.

Iniciar chat
¿En qué podemos ayudarte?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?